propuesta-title3

Servicio integral de asesoramiento para la gestión patrimonial

Existe una conciencia creciente en la importancia de la gestión de las finanzas personales y familiares, así como una demanda creciente de servicios especializados en la gestión patrimonial.

La actual legislación financiera española convierte el servicio de asesoramiento financiero en un servicio pleno, consistente en prestar asesoramiento en materia de inversión, entendido como la realización de recomendaciones personalizadas a clientes sobre operaciones e instrumentos financieros; asesoramiento a empresas sobre estructura de capital, estrategia industrial y cuestiones afines. Además comprende la elaboración de informes de inversiones y análisis financieros u otras formas de recomendación general relativa a las operaciones sobre instrumentos financieros.

La actividad de asesoramiento financiero está sujeta a preceptiva autorización y posterior supervisión de la CNMV. Para su prestación ha de hallarse inscrito en el registro de Empresas de Servicios de Inversión de la CNMV, entre las que están las Empresas de Asesoramiento Financiero, EAFI.


Entendemos lo anterior inserto en la necesaria planificación fiscal y legal imprescindibles para la obtención de un conjunto de soluciones idóneas para la gestión patrimonial familiar o empresarial.

La propuesta de PARANGON Family Office en asesoramiento integral para la gestión patrimonial se traduce en:

  • Integración de las inversiones: único gestor/asesor que disfruta de una visión integrada del patrimonio.
     

  • Asistencia y asesoramiento sobre cualquier aspecto fiscal y legal de las inversiones propuestas o a realizar.

  • Simplificación de la gestión: coordinador de especialistas (bancos, sociedades de valores, compañías de seguros,…)

  • Control de las inversiones: información clara, a medida e integrada de las posiciones del cliente.

  • Amplitud de oferta: boutique vs. gran superficie con marca propia. Selección de especialistas y activos con un enfoque global, y no solo por un proveedor de cabecera.
     

  • Asesoramiento independiente e imparcial: sin condiciones ni servidumbres con terceros. No existe dependencia de ningún grupo financiero.

  • Acceso a fuentes cualificadas: claridad de procesos y propuestas a través del asesoramiento. Conocimiento.

  • Comunicación: personalizada, precisa en tiempo y forma. La información adecuada y completa en un activo en sí misma.